Candidatos dóciles y obsecuentes ante poderes fácticos

Acapulco, Gro.- Ante los hombres del poder económico, los candidatos presidenciales, sin excepción, fueron dóciles y obsecuentes.

La idea del “cambio”, de un futuro mejor para las mayorías, quedaron en el anaquel de “promesas de campaña”.

José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador prometieron que no habrá cambios bruscos.

Y los banqueros aseguraron que trabajarán con el próximo presidente del país sin importar su ideología,

La Convención Bancaria fue el primer punto de encuentro real entre los candidatos que parecen odiarse pero que son tan parecidos entre sí.

López Obrador no fue el más aplaudido, pero sí el que más expectación generó.

Ahí descartó expropiaciones y nacionalizaciones en el sector bancario en caso de llegar a la presidencia.

Pidió a los banqueros del país depositar su confianza en él, al tiempo que se comprometió a no afectar al sector con expropiaciones o nacionalizaciones.

“No vamos a afectar a la banca en nada, les pido que tengan confianza, que se requiere de una banca fuerte en el país, lo que les proponemos, y ésta es mi propuesta específica, es que se amplíe el servicio bancario”

“Se va a apoyar a la banca, no vamos a confiscar bienes, no se van a llevar a cabo expropiaciones, nacionalizaciones, vamos a sacar adelante al país enfrentado el principal problema: la corrupción”, aseguró. Por otra parte, comentó que en cerca de mil municipios donde no hay servicios bancarios.

El aspirante de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, dijo estar a favor de un gobierno austero y sin privilegios.

“Queremos aplicar una formula sencilla pero trascendente, profunda, la fórmula consiste en acabar con la corrupción, con la impunidad y con los privilegios”, dijo durante su participación en la 81 Convención Bancaria.

Luego en Colima, ya lejos de los banqueros, dijo que es pura demagogia la propuesta del candidato de la coalición por México al Frente(PAN, PRD y MC), Ricardo Anaya, cuando promete enjuiciar a los ex presidentes

Son ganas de tener votos mintiéndole a la gente y aprovechar que hay mucha inconformidad en contra de los presidentes, piensa que así sacará raja”.

 

Anaya debe de presentar una denuncia de hechos de corrupción, porque de lo contrario solamente se dedica a engañar a la gente porque no existe un marco legal para juzgar a un presidente en funciones por este delito.

 

José Antonio Meade fue el más aplaudido. De hecho,  en su intervención en la 81 Convención Bancaria, el ex secretario de Hacienda y Crédito Público recibió un aplauso de pie de los asistentes.

Habló al igual que sus dos principales contrincantes, de corrupción y dijo que en el servicio público nadie esté por encima de la ley.

Trató de defender al partido que lo alzó con la candidatura y respondió que ningún instituto político tiene el monopolio ni de la virtud ni de la falta de virtud.

Los que van a contender son los candidatos. En este caso, dijo que el aspirante de los partidos que lo abanderan -PRI, PVEM y Nueva Alianza- es él.

Dijo que en materia de trayectoria de vida y sin ninguna ambigüedad, él puede con más facilidad voltear a ver no sólo a la ciudadanía, sino también a su esposa y a sus hijos, y puede decir que ha sido honorable.

Meade Kuribreña comentó que vale la pena reivindicar a la política y al servicio público, ya que, expuso, además con sacrificio de patrimonio, tiempo y familia le ha dedicado al país muchos años para que fuera mejor.

En el tema de la seguridad, dijo que México requiere de una política de armas, pues se calcula que en el país existen entre 500 mil y 1.5 millones de armas en manos de la delincuencia organizada.

Mientras que el ejército guatemalteco tiene 150 mil armas y el canadiense 1.7 millones de armas, por lo que, enfatizó, eso ubica el tamaño del reto y la necesidad de actualizar la visión que hay alrededor del armamento.

Asimismo se pronunció a favor de la creación de un fiscal especial anticorrupción y del Ministerio Público autónomo, y someter a juicio a cualquier funcionario de cualquier nivel.

Ricardo Anaya dijo que se requiere un cambio institucional para combatir la corrupción, el combate a la pobreza, impulsar la competitividad, reformar el poder Judicial, replantear el papel del país en el mundo y respetar el estado de Derecho para lograr que las leyes se cumplan.

Asimismo, reiteró que México necesita un cambio de gobierno, pero dijo que éste no debe ser de corte populista sino uno con una visión inteligente y de futuro, como el que su candidatura propone.

Sostuvo que el país debe apostar por las energías limpias y renovables, y apoyarse en la tecnología para impulsar acciones de seguridad, economía y educación, y lograr un avance de manera exponencial.

Por otro lado, reafirmó su llamado para una contienda justa durante el proceso electoral. “Vamos a ganar la elección presidencial y le vamos a dar a México el gobierno honesto y de resultados que se merece”, afirmó.

De igual forma, se pronunció a favor de un futuro modelo económico que se centre en el aprovechamiento de las tecnologías para impulsar el desarrollo.

Sobre la investigación efectuada por la Procuraduría General de la República (PGR) en su contra dijo que es “una absoluta falta de seriedad, lo que está pasando es grave ya que implica una actuación autoritaria”.

Agregó que cuando sea presidente habrá una fiscalía autónoma y “vamos a investigar a todos los que hayan cometido un acto de corrupción, desde el más alto nivel”, expresó. Ricardo Anaya informó además que probablemente el próximo domingo será de manera oficial candidato para la presidenci

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *