El chalequito amarillo llena de verguenza a los panistas: Lozano

“¡Y a mí me decían a mi traidor por haber salido del PAN! Yo no sé qué es más penoso, si el chalequito amarillo del PRD en Anaya o la cara de vergüenza de Santiago Creel. Es una escena de la que seguramente se están retorciendo, por un lado, panistas, y por otro, perredistas”, manifestó Javier Lozano, al estrenarse como vocero de Campaña de José Antonio Meade.

Lozano consideró que el ex dirigente nacional del PAN actúa de manera hipócrita, ignorante y engañosa al acusar un intento de imposición de los nuevos fiscales, ya que debería tener clara la ruta legal para realizar las designaciones.

“Otra vez la hipocresía y la doble moral de Anaya. Además de hipócrita, salió mentiroso. Es ignorante o más bien quiere engañar porque ya debería saber cuál es el mecanismo para esos nombramientos”, indicó.

El senador denunció que el llamado frente opositor mantiene frenadas las reformas y designaciones para avanzar en la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción.

“Le voy a poner nombre y apellido, es la hipocresía del frente que encabeza Ricardo Anaya. Basta ya de que, en esa doble moral y en esa hipocresía, se les esté llenando la boca y señalen con dedo flamígero a los que supuestamente son responsables de la corrupción, pero por otro lado no hacen el trabajo”, aseveró.

Flanqueado por las legisladoras priistas Ana Lilia Herrera y Mariana Benítez, el también vicecoordinador de Mensaje de Meade comparó a Anaya con el ex candidato presidencial de PRI en el 2000, Roberto Madrazo, quien quedó en tercer lugar en las elecciones de ese año, en medio de una división interna.

“Así le va a pasar a Anaya, por gandalla”, ´soltó.

Por otro lado, Lozano aprovechó los cuestionamientos sobre el caso Chihuahua, y los presuntos desvíos del PRI, para criticar al Gobernador de la entidad Javier Corral.

Sostuvo que, en su reclamo contra Hacienda, el Mandatario montó una puesta en escena, ya que es el único gobernador que tiene problemas presupuestales con la dependencia.

“En el caso de Corral queda claro que no es lo mismo ser borracho que cantinero. El señor toda la vida ha sido de oposición y hoy sigue jugando el papel de oposición. ¿Qué demonios tiene que hacer una marcha desde Chihuahua hasta la Ciudad de México? En lugar de ponerse a gobernar”, agregó.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *