Fallido el gobierno de Fayad

En una extensa carta, filtrada profusamente en las redes sociales, ex funcionarios del gobierno de Hidalgo revelan que que el gobierno de Omar Fayad lejos de cumplir promesas de campaña, ha enquistado a un grupo de servidores que ejercen sin título y sin capacidad alguna para tomar decisiones de gobierno.

Advierten que estas graves fallas de gobierno han colocado al estado como un punto rojo por el tráfico de combustible robado y por la serie de manifestaciones públicas que día con día se descargan en las puertas de palacio.

La carta, aunque plagada de una serie de calificativos y expresiones peyorativas contra algunos funcionarios, contiene datos preocupantes incluso en términos de seguridad nacional. Por su relevancia, la reproducimos a continuación:

Lic. Omar Fayad Meneses.
Gobernador del Estado de Hidalgo
Secretarios, Subsecretarios, Coordinadores y Directores Generales.
Presentes:

En los últimos días envuelto en diversas confrontaciones, la imagen del Gobierno del Estado se ha visto empañada por distintos factores, después de la toma de protesta hace casi dos años, las unidades responsables no han desempeñado sus funciones adecuadamente, como ejemplo resulta evidente en que no ha habido semana en la administración de Omar Fayad en que no exista por lo menos una manifestación en las puertas del palacio de gobierno: las más de menor intensidad, pero algunas otras, han cimbrado los débiles cimientos de la estructura del ejecutivo del estado.

En este escenario la Secretaria de Gobierno encabezada hasta hoy por Simón Vargas Aguilar (mejor conocido como el “Buzo”), por lo visto no cuenta con la experiencia, y muchos menos con las aptitudes necesarias para garantizarle al gobierno de Omar Fayad la estabilidad y la fortaleza política que el gobierno requiere actualmente y que será fundamental hacia mediados y conclusión del sexenio,

Resulta claro que el funcionario a pesar de haber estado en el cargo durante dos años, aún carece de experiencia en la concertación y de la facilidad para generar acuerdos, no cuenta con arraigo en la población hidalguense, y prevalece el desconocimiento de las regiones y sobre todo de las fortalezas y debilidades de los grupos políticos.

No en vano, Hidalgo, se hace presente en el concierto nacional por ser uno de los Estados con mayor tráfico de combustible ilegal, del llamado “huachicol”, situación que hace sospechar de las acciones del Secretario de Seguridad Pública, pues nunca en Hidalgo, se habían presentado hechos como los registrados en el municipio de Mixquiahula, sin mencionar el control ilegal sobre este tráfico que ejerce Gerardo Olmedo en el Municipio de Coatepec y la región del valle de Tulancingo, de los cual tiene pleno conocimiento el señor secretario.

Aunado a la infinidad de delitos cometidos al interior del Estado de Hidalgo, que van desde encobijados, asesinatos, secuestros, asaltos y extorsiones, sin dejar de repetir el grave problema que representa el tráfico de ilegal de combustible, aún así, desgastan al gobernador pidiéndole que informe a los medios que son hechos aislados, cuando la realidad es que la seguridad pública en Hidalgo enfrenta una grave crisis.

Con datos de esta naturaleza, la Secretaría de Seguridad Publica, cada vez pierde la poca confianza generada en otros sexenios, pues a raíz de utilizar a la policía en actos represión como los ocurridos en diversas regiones del estado, dentro de los que resaltan, los jóvenes muertos en Ixmiquilpan, por manifestarse en contra del llamado gasolinazo, o el registrado en últimas fechas en contra de militantes de morena a las afueras del congreso del estado, institución que debiese ser garante de la libre manifestación de ideas.

No se puede pedir mucho, pues, el pseudo Licenciado en Criminología Mauricio Delmar Saavedra, no cuenta con título ni cédula profesional, que acredite tal preparación, (Dirección General de Profesiones), además de que junto con el “buzo” no conocen el Estado y sobre todo carecen de arraigo.

Rosa Gabriela Porter, en el diario “La crónica de hoy en Hidalgo” (http://www.cronicahidalgo.com/2016/10/falta-cedula-profesional-de-integrantes-en-el-gabinete/) escribió: “Cuando rindió protesta como gobernador constitucional, Fayad dio a conocer la implementación de una reestructuración en la administración estatal, que radica principalmente en la revisión exhaustiva en cada secretaría para conocer el número de empleados, salarios, así como detectar duplicidades de funciones en las oficinas.

De igual forma, manifestó que su gabinete y colaboradores serían perfiles preparados académicamente, además de priorizar una base trabajadora de hidalguenses. Sin embargo, el Registro Nacional de Profesionistas demuestra que uno de los 17 secretarios no aparece en la base de datos, Mauricio Delmar Saavedra.”

Hace algunos meses, se evidenció ante el Ejecutivo y Legislativo del Estado, el engaño de Rodolfo Picazo Molina (“El chiquin”), quien al verse descubierto, acepto que fuera “renunciado” al no poder acreditar el nivel académico que siempre presumió, a cambio de poderse retirar en una impunidad que parece se hace característica en el gobierno actual, de tal forma que sus hijos Sandra Picazo Morales y Rodolfo Picazo Morales ostentan actualmente cargos de primer nivel en la Secretaría de Gobierno y Operadora de Eventos del Estado de Hidalgo respectivamente.

En la Secretaría de Medio Ambiente también “se cuecen habas” pues el Secretario muy poco se entera de los asuntos que conciernen a su cargo, habrá que recordar que a raíz del incendio ocurrido en el tiradero de Mineral de la Reforma, Benjamín Pilar Rico Moreno salió con su cara de Chicharrón quemado, a decir que no existía una emergencia ecológica ni sanitaria, afirmación que le fue revirada por el entonces Subsecretario de Protección Civil, Miguel García Conde, a quien el “Buzo” le exigió inmediatamente la renuncia.

Al final el incendio causó daños de salud a la población y al entorno ecológico, pero el secretario de SEMARNATH, decía que no. Tal vez estaba más interesado en el escándalo de las constructoras de sus hermanos (Crisma y Sylma), que en el compromiso que asumió ante los hidalguenses.

Si a ello le sumamos, la incursión de Raquel Ramírez Vargas (tapadera de Ratazar García), como Directora General de Administración, de quien por cierto abundan las quejas de los funcionarios de SEMARNATH, por sus actitudes mezquinas y denigrantes en contra del personal, así como de los actos de corrupción llevados a cabo en complicidad con Juana Maldonado (“la Vaca Pinta”) y con Brenda Hernández Labra (“la Peca”), para satisfacer las necesidades económicas de Benjamín Rico (“el Chicharrón”), a quien se le ha ocurrido la grandiosa idea, de imponer a la Dirección General de Administración, una jugosa cuota mensual, la cual cobra religiosamente argumentando que “el gobernador sabe que lo suyo es la obra pública”

En la Secretaria de Desarrollo Social Daniel Rolando Jiménez Rojo, más vinculado con “Momia Mayorga” que con el equipo de Omar Fayad, no ha logrado potenciar los esfuerzos del gobierno hacia la sociedad hidalguense, pues su compromiso político le implica estar entre la espada y la pared.

No es de dudar que su bajo desempeño colabore en la serie de manifestaciones sociales que aquejan a la actual administración. No obstante que en un intento por mejorar la percepción de los ciudadanos haya incluido como subsecretaria a Edith Avilés Cano, cuyos vínculos políticos tampoco son muy afines al gobernador en turno.

Queda claro que la capacidad del Secretario deja mucho que desear, pues aun cuando ha tenido manifestaciones en demanda de ejecución de cientos de obras en las distintas regiones del Estado, por parte de agrupaciones sociales, hasta la fecha parece no interesarle el bienestar de los hidalguenses.

En la Secretaria de Obas Públicas José Ventura Meneses Arrieta, sigue en la misma linea que el resto del gabinete, pues si de algo ha carecido Hidalgo en estos dos últimos años, es precisamente de la obra pública, no obstante a pesar del nulo trabajo registrado, Ventura Meneses, se ciñe al cargo, por los lazos familiares con el gobernador, aun cuando a inicios de la administración se habló de irregularidades por más de 80 millones de pesos, de los cuales a la fecha no se conoce a los culpables ni existen investigaciones en curso.

Abona a estas condiciones las atribuciones ilegales que toma Andrés Zuviri Guzmán, pues sin necesidad de acordar con el secretario, beneficia de los escasos contratos de obra pública de la SOPOT, a su propia cartera de contratistas.

En la Secretaria de Desarrollo Agropecuario, en la que Carlos Muñiz Rodríguez, con su lenguaje vulgar y su comportamiento corriente, que más corresponden a pandilleros de la “Felipe Ángeles” sin lugar a dudad denigra el trabajo institucional, a más de mantener una secretaría que, carece del orden y de los principios más esenciales de la administración pública, sin embargo se da el lujo de mantener a su familiares en cargos de primer nivel en otras secretarias, ya que en medio ambiente Ricardo Muñiz Rodríguez, en solo dos años de esta administración ascendió de nivel 7 a nivel de director;

Es también el estilo del “Chicharrón” en SEMARNATH, y de Ventura Meneses en SOPOT, en donde despachaba como subsecretario el hermano incómodo del “Chicharrón”, despedido por el escándalo ocurrido con los permisos de construcción que otorgo para sus empresas Crisma y Sylma, sin dejar de lado el escándalo de corrupción que se está gestando en torno a al programa de estufas ecológicas.

En la Contraloría que se puede decir del recién estrenado Secretario César Román Mora, cuyo único mérito en Hidalgo es haber coordinado la tristemente fallida campaña de José Antonio Meade, no obstante, haber sido el principal opositor para que Enrique Ochoa Reza, fuera nombrado como presidente nacional del PRI. Con antecedentes obscuros en Tlalnepantla de Baz donde fungió como regidor, lo único que hace en la Secretaría de Contraloría y Transparencia Gubernamental es posar para la foto, cuando la propia Verónica Hernández Valdés, había ventilado la enorme cantidad de expedientes detenidos hasta nueva instrucción por parte del ejecutivo.

En la Secretaria de Salud, “no se cantan mal las rancheras” pues el titular Marco Antonio Escamilla Acosta con lujo de soberbia, se pasa por el arco del triunfo el marco legal en materia de licitaciones públicas, pues en la comodidad de sus oficinas realiza toda clase de concesiones, contratos de adquisición y de servicios, sin informar por lo menos a la Oficialía Mayor, instancia que legalmente se creó para tales efectos. No es de extrañar entonces que en próximas auditorias la Secretaría de Salud deba responder por el cumulo de anomalías en la adjudicación de contratos y que en su momento culpe al Oficial Mayor.

Por lo menos, el Secretario debiera preocuparse por el alto índice de quejas en contra de los servicios del Hospital General de Pachuca, así como del asentado en la región del valle del mezquital y de los centros de salud distribuidos en la geografía estatal, pues a pesar de que el gobernador condicionó su estancia a la cobertura de medicamentos, resulta evidente que en la gran mayoría no tienen ni aspirinas.

Parece que en este sector los funcionarios no aprenden, pues a pesar de que el exdirector de recursos financieros fue detenido en 2017, el actual sigue el mismo camino de corrupción y desvió de recursos.

Hablando de la Oficialía Mayor, destaca un listado filtrado por la exdirectora de personal, en el que detalladamente indica la cantidad de personas contratadas en esta administración provenientes sobre todo del Estado de México, del Distrito Federal y del Estado de Puebla, confrontando el gastado discurso del gobernador, sobre “priorizar una base trabajadora de hidalguenses”

En la misma Oficialía, existen perfiles cuya residencia y origen se encuentran en otras latitudes, por mencionar algunos, destacaría el del Exsecretario de Comisión Nacional Mixta de Jubilaciones y Pensiones para Trabajadores del IMSS Javier Hernández Colunga, cesado por el fraude cometido en contra de miles de trabajadores,  o de la recién deshonrosamente despedida por filtrar datos confidenciales de la PGR, Guadalupe Rincón Villafaña (“la Dedo”) a quien el Oficial Mayor le abrió las puertas con todo y grupo de trabajo, incluido Carlos Ledezma, despedido de la ASEH por no realizar adecuadamente sus labores, a tal grado que quería, que los funcionarios de las las entidades fiscalizadas le hicieran sus cedulas de auditoria, además de ser acusado de vender a tesoreros y funcionarios municipales las planeaciones de futuras auditorias. (sin duda finisimas personas)

Por razones como la anterior, llama mucho la atención que Oscar Labra Braña tenga más conocimiento de las licitaciones y adjudicaciones directas realizadas en la Oficialía Mayor, que el mismo Martiniano Vega (“El negro”), pues a decir del propio Labra “dejar gente de confianza en la subsecretaria le reditúa en excelente información”, refiriéndose textualmente a Lesley Trejo y a Aracely Díaz, la primera por relaciones “muy personales” y la segunda, por acompañarlo en su paso por el poder judicial del estado. (No es de extrañarse que el diario “El Independiente de Hidalgo”, cuente con copias de diversos expedientes de adjudicaciones y continúe en busca del de “Hidalgo Seguro”).

En la Secretaria de Cultura el pseudo doctor Olaf Hernández Sánchez, no ha tenido la capacidad administrativa de organizar una secretaria, la cual, si bien es de gran importancia; presupuestal y administrativamente es una de las más pequeñas, ya que han sido interminables las quejas de funcionarios y empleados que fueron contratados en esta administración desde 2016, 2017 y 2018 los cuales, hasta estas fechas, no han recibido sueldo alguno, muchos de ellos culpado a Hugo ‘N’ autonombrado Director General Administrativo, quien por cierto ha resultado ser un verdadero lastre para la Secretaría, pues sus propias acciones delatan la incapacidad que tiene para atender las necesidades propias de su encargo. Aunado al nepotismo existente, como ejemplo: Omar Espinoza Carrillo, resulto ser hermano de secretario particular de Jessica Blancas.

Cierto es, que las acciones que la Secretaría de Cultura ha emprendido en el Estado, son acordes con la política del gobernador, pero en materia administrativa tienen el peor desorden de todo el gobierno.

Una Secretaría que no puede ocultarse del escrutinio público es la de Finanzas Públicas, pues su titular no logra cuajar los procedimientos adecuados para atender en tiempo y forma las actividades de su área, recordemos que a principio de la administración, en el presupuesto de egresos para 2017, se le “olvido” incluir a las secretarias de nueva creación, el fraude que pretendía perpetrar en el cobro del impuesto sobre nómina, exhibir a la administración saliente por un faltante cercano a los 11 mil millones de pesos que el gobernador tuvo que desmentir, así como el retraso en la ministración de recursos a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, situación que a la fecha mantiene al gobierno del Estado y la Universidad en un encono que cada vez parece acrecentarse y que ni la Secretaria de Gobierno, Finanzas Publicas ni Planeación y Prospectiva han logrado solucionar.

En la Secretaría de Finanzas, existen abusos contra los empleados y servidores públicos de niveles inferiores, pues con muestras de verdadero narcicismo la Subsecretaría de Ingresos trata de manera denigrante al personal, mientras que el de Egresos César Alberto González López (amante de la secretaria de finanzas), mantiene a su cuñada Margarita Chávez Hernández, en la Dirección General de Seguimiento a Auditorias, sin que ésta, cuente con la preparación académica que dice tener, pues a duras penas recientemente concluyo el nivel medio superior, sin embargo usurpa la profesión de Contadora Pública. Si lo anterior no es nepotismo, como definir que los hermanos Jesús Ariel Gutiérrez Santander y Priscila Gutiérrez Santander, mantengan cargos de primer nivel dentro de la Secretaría de Finanzas Públicas.

Las Secretarías de Planeación y Prospectiva, así como la Secretaría Ejecutiva de la Política Pública Estatal, ni razón tienen de ser mencionadas, pues su actuar desde la perspectiva ciudadana, se limita a ser dos más de las unidades de apoyo al gobernador, ya que sus titulares, únicamente sirven para atender las necesidades personales de su jefe.

Aún y cuando Israel Félix se cuelgue de los eventos que realizan otras secretarias, y que, aunque los más cercanos al gobernador traten de promover su imagen con el fin de fortalecerlo para ser el “Sucesor de Fayad”, la sola idea, no logra permear ni siquiera al interior de su propio despacho, pues ni siquiera en la Secretaría de Política Pública cumple con alguna de las 40 funciones establecidas en el reglamento interior.

Si a ello le sumamos, la cantidad de despidos de trabajadores hidalguenses al principio de la administración y la abultada cantidad de perfiles de otros estados que actualmente se contratan y cuyo vinculo político no corresponde precisamente al del gobernador, además de no contar con el arraigo hidalguense. ¿Qué habrá de ser en la próximas elecciones? las pasadas nos dejaron una importante lección, la cual corresponde a ustedes analizar y discernir entre lo que es importante para Hidalgo, lo que es importante para el proyecto político de Omar Fayad y lo que es importante para ustedes.

Señores Funcionaros: Tomen en cuenta que ustedes, son hoy, los responsables de conducir adecuadamente la Administración del Gobierno Hidalguense, que en sus manos está ese desarrollo que tanto anhela nuestro pueblo, que tienen ustedes el compromiso moral de entregar el gobierno en 2022 a una administración Priista.

No olviden que las cosas pintan diferente, ya que en el gabinete no se avizora un perfil que verdaderamente pueda representar al proyecto Fayadista en las elecciones para gobernador, pero en la oposición se gestan ya figuras importantes como: Abraham Mendoza, Julio Menchaca, Gerardo Sosa o Cipriano Charrez “(El Príncipe Ñañu), los cuales empezaron la carrera por la gubernatura desde el pasado 01 de julio.

Por eso les pido considerar las reflexiones expuestas, y que valoren en mucho la desconfianza ciudadana, pues funcionarios incompetentes, traidores, corruptos, desarraigados y vinculados con otras ideologías políticas, endurecen y dificultan el trabajo gubernamental y las actividades políticas, en cuyo esfuerzo, por lo menos, el gobernador no ha escatimado.

Consideren también que al interior de sus dependencias, en varias, se gestan ya inconformidades por los horarios extenuantes de los trabajadores de confianza, por la nula acción de mejorar los salarios de los mandos medios e inferiores (Desde la Administración de Miguel Ángel Osorio Chong, no se incrementan sueldos de directores de área hacia abajo), siendo los funcionarios de estos niveles, los que realmente realizan el trabajo operativo del gobierno.

Y sobre todo por las actitudes narcisistas, mezquinas y denigrantes de directores generales y funcionarios de primer nivel como los casos de Raquel Ramírez, Adalid Aldana, Oliva Gama,  Ignacio Valdez Benítez, Onésimo Pedrín, Oved Badillo Olguín, Brisia Iran Cruz, Omar Murbartian, Aldo Araujo, Calos Vázquez Benitez, Margarita Chávez Hernández, Antonio Lechuga, Juan Luis Lomelí, Sandra Picazo, Rodolfo Picazo y Víctor Porras, al grado que éste último argumenta, que su estrecha relación con Osorio Chong, le permite acordar directamente con el gobernador. ¿Será?

En futuros escritos y con fuentes fidedignas, estaré comentando con ustedes algunas cuestiones respecto al resto del gabinete, en las que detallaré más actos de nepotismo y de funcionarios, que además de sus sueldos, reciben recursos por arrendamientos y venta de bienes y servicios, además del monto de las cuotas que los secretarios han fijado a sus direcciones administrativas; también, les comentaré sobre algunos Organismos como: el Instituto Catastral, Instituto para la atención de los Adultos Mayores, Comisión de Agua y Alcantarillado de Sistemas Intermunicipales, Policía Industrial Bancaria, Radio y Televisión de Hidalgo, Operadora de Eventos del Estado de Hidalgo, entre otros, en los que también “se cuecen habas”

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *