Lo que el PAN condenaba en campaña, lo impone en el Congreso de Veracruz

Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador saliente de Veracruz, podría enfrentarse a varios conflictos legales tras la derrota del PAN-PRD en las elecciones del pasado 1 de julio en Veracruz.

Paradójicamente, La imposición de un fiscal anticorrupción fue el último acto legislativo que ese binomio de partidos intentará dejar en el estado, pese a que el lema de campaña de su candidato presidencia, Ricardo Anaya, era justamente lo contrario.

Su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, fue candidato a la gubernatura del estado.

El actual fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz, es un personaje estrechamente ligado a la familia Yunes. De hecho, el abogado de esa familia, Even Torres Zamudio, fue su mentor.

Cuitláhuac García, el futuro gobernador, por MORENA, buscará echar abajo esa decisión del Congreso del estado.

Miguel Ángel Yunes fue director del ISSSTE y de ahí saltó a una “minigubernatura” en Veracruz para cuadrar los calendarios electorales del estado con los federales.

Se dice que el mandatario saliente no tiene cómo explicar el destino de 12 mil millones de pesos que le otorgó la Federación para atender programas sociales.

Además de esta suma, el mandatario saliente tendrá que dar cuenta de los millones asegurados a los ex funcionarios del Gobierno de Javier Duarte, así como de los decomisos de dinero hechos al propio ex mandatario.

Esto incluye las propiedades incautadas al ex Gobernador y a sus ex colaboradores, supuestamente aseguradas en el extranjero, en Estados Unidos y en varios países de Europa, particularmente en España e Inglaterra.

Ante la imposición del fiscal anticorrupción, el Gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez, ofreció que el caso se ventilará en los tribunales.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *