Por un peso lícito entran seis ilícitos en campañas de los partidos “grandes”

ACAPULCO, Gro.- El senador guerrerense con licencia Armando Ríos Piter, señaló que problemas como la corrupción y la inseguridad empiezan con las campañas políticas que en la actualidad “son sinónimo de compra de votos, clientelismos y compadrazgos” que inyectan recursos para obtener beneficios posteriores.

“Que cada vez más y más y más requieren dinero para comprar votos, ahora son siete mil millones de pesos solamente de dinero público”, comentó.

“Se dice que por cada peso público llega a haber hasta seis pesos de dinero privado lícito o ilícito, que se busca para comprar votos, comprar votos con qué, con tinacos, con despensas, con billetes de 200 o de 500”.

Tras señalar clientelismos “azules” en el Bajío y “morenos” en la Delegación Iztapalapa, el aspirante independiente afirmó que los partidos políticos compran votos tanto con dinero público como con recursos de “compadres”.

“¿Quién pone el billete?, ¿de dónde sale el dinero?, una parte sale del dinero que nuestros impuestos pagamos con ellos, siete mil millones decía, pero cada vez más y más de ese dinero es de los compadres”, a quienes se les termina dando contratos de obra pública o de servicios.

Ríos Piter se pronunció por la conformación de nuevas fiscalías autónomas que, contrario a las actuales, no respondan al viejo modelo ni brinden justicia sólo a quienes tienen “billete” y poder.

Este jueves, los candidatos independientes a la Presidencia de la República se presentaron, cada uno con su peculiar estilo, ante los integrantes de la 81 Convención Bancaria.

Jaime Rodríguez Calderón, conocido como “El bronco”, pidió a los banqueros “no subirse a la cerca y ver quién va mejor en las encuestas”, y aseguró que de llegar a la Presidencia de la República, adelgazará la burocracia en todas las dependencias del país y reduciría el “excesivo” gasto público como una medida de austeridad en el gobierno.

“Nos apretaremos el cinturón, eso es lo que pienso hacer si llego a ser presidente de este país, hay que quitar a todos los huevones de este país, hay que quitar a todas las dependencias que no sirven, que son un lastre y que se gastan los impuestos de la sociedad”, aseguró.

Exhortó a los banqueros a no ser sólo espectadores, porque “los que mueven a México son los empresarios, no los gobernadores, ni los políticos”, por lo que aseguró que ordenará al gobierno porque en ocasiones es el causante de problemas, reducirá el gasto público, revisará impuestos e implementar medidas para atraer inversiones, lo que de forma conjunta resultará en más ingresos para el gobierno.

“Yo me enojé con (José Antonio) Meade cuando tomó la decisión de subir la gasolina; tuvimos un pleito, discutimos, yo le dije que no se puede salvar el gobierno incendiando al país, es mejor reducir el gobierno, tenemos que entender, los que queremos llegar al servicio público, que estamos exagerados en el gasto público”, apuntó.

Sobre la relación que vislumbra entre México y Estados Unidos, Rodríguez Calderón dijo que mantendría una relación en la que el diálogo será lo primordial, “no tenemos que pelearnos para hablar, tenemos que sentarnos a hablar porque los interese de ambos países son comunes y porque hay millones de mexicanos en ese país”.

De su parte, Margarita Zavala dijo que se enfocará en el combate a la corrupción, la inseguridad, e impulsará el crecimiento económico del país.

Se dijo convencida y con autoridad moral “que los demás (candidatos presidenciales) no tienen”, para llevar a cabo una reforma estructural para combatir el muro de la corrupción que “el PRI (Partido Revolucionario Institucional) no lo va a derribar, porque él lo construyó”.

Zavala Gómez del Campo criticó las promesas hechas por el candidato Andrés Manuel López Obrador de ofrecer amnistía a criminales y perdonar a políticos involucrados en escándalos de corrupción. “Eso no garantiza el Estado de Derecho”, puntualizó.

La ex panista mencionó que sus propuestas giran en torno al impulso de la economía —con un potencial de crecer a 5.0 por ciento frente al 2.0 por ciento actual—, mejorar la seguridad, profesionalizando a la policía, y eliminar la corrupción.

Y en cuanto a Estados Unidos, dijo: “Mi política ante Trump va a ser muy sencilla: si quiere que seamos enemigos, debe saber que México tiene instrumentos para represalias”.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *