PRD y MORENA se descarnan en vivo y ante las cámaras; debate acartonado

Mikel Arriola, fue el primer en enderezar los ataques contra PRD y MORENA por los niveles de violencia que en los últimos años ha alcanzado la ciudad en general, gobernada por Miguel Ángel Mancera y Tláhuac en particular, gobernado por Morena.

Calificó a Alejandra Barrales como “la líder del cártel inmobiliario”, en alusión a la supuesta propiedad del edificio ubicado en Calzada la Viga 1155 y de otro en Polanco; a Claudia Sheinbaum la llamó “líder de los narcodelegados”, refiriendo a las demarcaciones encabezadas por Morena.

Dijo que durante la gestión de ésta última como delegada, se registró un aumento del 800% de secuestros en Tlalpan, acusación que no tuvo respuesta de aquella.

Barrales, siempre a la defensiva frente a Mikel, ocupó parte de su tiempo en responderle y en insistir, incluso a través de twitts instantáneos de “su equipo”, que bombardearon la red insistiendo sobre la legitimidad de sus bienes.

Publicaron su declaración 3de3, un documento emitido por la Secretaría de Hacienda en el que da cuenta de sus ingresos y egresos, además de una opinión técnica emitida por un despacho contable público.

También ocupó la mayor parte de su tiempo para denostar a Claudia Sheinbaum, a quien reprobó como secretaria de Medio Ambiente por llenar de cemento a la Ciudad y acusó de ser la principal responsable de la tragedia del colegio Enrique Rébsamen, donde murieron 29 niños por el sismo del 19 de septiembre del año pasado.

Sheinbaum, notoriamente exaltada, le respondió durante su intervención que “No es ético y es vil utilizar una tragedia como centro de tu campaña”, le respondió la candidata de la coalición Juntos Haremos Historia.

Trató de justificar las acciones del delegado en Tláhuac, Rigoberto Salgado, de extracción Morenista, a quien se le vincula con bandas del narcotráfico y del crimen organizado relacionadas con el secuestro como “La Mano con Ojos”

Dijo que el tema de seguridad es atribución de la jefatura de Gobierno.

Sin datos sólidos y pese a que durante la gestión de Marcelo Ebrard como Jefe de Seguridad Pública ocurrió el linchamiento de Tláhuac, donde fueron quemados vivos dos policías federales, Sheinbaum dijo que Mancera descuidó la seguridad y llenó de “rufianes” a la administración pública “contrario a lo que hicieron Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard”.

Posada y con ademanes estudiados, Purificación Carpinteyro dedicó todo su tiempo a cuestionar las gestiones de Barrales y Sheinbaunm como servidores públicas.

“Me indigna que en estas elecciones participen dos mujeres como Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales que ya gobernaron en la capital, deberían estar pidiendo perdón por sus acciones”.

Mariana Boy, también se fue encima de Sheinbaum y le dijo que su trabajo como secretaria de Medio Ambiente no fue el mejor, al no pelear por el agua en la capital, así como la construcción del segundo piso que ha generado un incremento en la flota vehicular.

La candidata independiente Lorena Osornio, más que propuestas, sus minutos otorgados para expresar soluciones, los ocupó en la gran mayoría del tiempo para ejemplificar y personalizarse en los problemas básicos de los capitalinos: robo, pobreza, falta de recursos económicos, de transporte, corrupción, entre otros.

Marco Rascón dedicó parte de su tiempo en atacar a Arriola pero con datos y hechos que no tienen nada qué ver con la ciudad, como los 43 de Ayotzinapa

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *