Silva, Krauze, Dresser conservadores disfrazados de liberales: AMLO

En inusual entrevista exclusiva con Televisa, Andrés Manuel López Obrador fijó postura respecto a intelectuales, como Jesús Silva- Herzog Márquez, quien consideró que existe oportunismo en el precandidato presidencial, al convocar a su movimiento a personajes de distinta índole.

López Obrador refrendó su dicho de que forma parte de un grupo de interés en su contra, del cual respeta el derecho del intelectual a cuestionarlo, pero del que también reclama su derecho a responderle.

Son conservadores que se disfrazan de liberales. Entonces ya basta de simular, es Krauze, Denisse Dresser y otros. Están en contra nuestra, y vale más aclarar las cosas con respeto, eso es la democracia, es pluralidad, es debate.

López Obrador respondió así luego de que Silva-Herzog Márquez escribiera un artículo en el periódico REFORMA, en el que cuestiona la nueva política de alianzas del tabasqueño, en las que rescata a políticos repudiados por la sociedad.

” Dudo que alguien se entusiasme con el equipo que rodea a López Obrador. Bajo ningún punto de vista podría decirse que se trata de una selección nacional. Pero hay algo que resalta en los nombres de su convocatoria: no forman una secta. No son los mismos que han seguido siempre a López Obrador, no son fervorosos de su causa, aunque en este momento sirvan a su ambición. Quiero decir que no hay un criterio sectario en el reclutamiento de sus colaboradores y que eso no es poca cosa. Insistir que el proyecto de López Obrador intenta reeditar el experimento bolivariano es absurdo si uno atiende la silueta del gabinete que ha anunciado.

El peligro de AMLO 3.0 es otro. Del extremo del sectarismo, López Obrador se ha desplazado al punto contrario: el oportunismo. Su coalición no es ya ni sombra de su base política. Morena ha sido traicionado antes de ganar el poder. El caudillo lo ha entregado al cálculo de sus ambiciones. La lealtad de hoy puede vencer a la deshonestidad de ayer; los mafiosos pueden transformarse en abanderados de la regeneración nacional, los bandidos pueden ser perdonados por la infinita bondad del prócer. Morena ya ha sido sacrificada. Al caudillo le sirven los foxistas, los calderonistas, los zedillistas, los salinistas. Todos caben, ha dicho la presidenta de Morena.

Si en el escenario nacional destaca un político pragmático, si resalta un político sin nervio ideológico ni criterio ético para entablar alianzas, ese es el candidato de Morena. Su política no es nueva. La conocemos en México como priismo. López Obrador ha vuelto a sus orígenes: ha fundado un partido con la ambición de recoger a todos los ambiciosos, un partido en el que las ideas no importan. Ha fundado un partido para que la política no castigue a nadie”.

López Obrador respondió:

Yo no les falto al respeto, me llama Silva-Herzog Márquez oportunista, pues le contesto, le digo eres conservador con apariencia de liberal, y eso es lo que pienso que es él y que son otros.

Resulta que no les gusta nada, primero porque era yo sectario, y ahora que estamos llamando a la unidad y que se están adhiriendo de otros partidos, otros dirigentes, ahora soy oportunista, me da mucha risa porque es como aquello de que si la ensartas pierdes y si no ensartas perdiste”, expuso López Obrador.

Morena ha aceptado por igual a dirigentes y militantes de otros partidos o ciudadanos sin partido. A familiares de la maestra Elba Esther Gordillo que al exjefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, o expanistas, como la senadora Gabriela Cuevas.

López Obrador rechazó que se trate de propuestas viejas en empaques nuevos.

Hemos buscado la unidad, a veces no les gusta esto a nuestros adversarios, pues lo lamento pero son nuestras estrategias, nosotros no vamos a cambiar en nuestros principios, en nuestros ideales, yo no lucho por cargos públicos, no lucho por dinero, yo lucho por ideales, yo lucho por principios, no voy a fallarle al pueblo, no voy a traicionar al pueblo, no voy a traicionarme a mí mismo, lo que estimo más importante en mi vida es mi honestidad, siempre he dicho que no quiero pasar a la historia como un ambicioso vulgar, un traidorzuelo”, afirmó López Obrador.

Perfiló su concepto de aplicación de la justicia de ganar la elección federal. Aseguró que no contempla ni golpes espectaculares, ni cacería de brujas.

Respecto a cómo se combatiría la corrupción, consideró que tendría autoridad moral para sancionar a quien incurra en actos de corrupción.

No necesito legitimarme con actos espectaculares, no va a haber persecución, no es mi fuerte la venganza, va a haber justicia. No voy a perder el tiempo persiguiendo a mis adversarios, aunque se trate de gente de la mafia del poder.

Eso sí, a partir de que triunfemos, iniciando la nueva etapa, cero corrupción, cero impunidad. El que se olvide de eso va a ser castigado. Yo no voy a dar el visto bueno para que se realice ninguna tranza”, sostuvo.

También habló de Meade y de Anaya.

No los desprecio, pero no les veo que tengan autoridad moral y no podrían enfrentar los grandes y graves problemas de México porque no son independientes, no son autónomos.

Qué cambio puede significar Meade si ha estado ahí con el PRI (Partido Revolucionario Institucional) con el PAN (Partido Acción Nacional) siempre, han formado parte de la clase gobernante que ha tomado decisiones como el aumento en el precio de las gasolinas y otras barbaridades. Anaya es alumno de Diego Fernández de Cevallos, no tiene escrúpulos morales de ninguna índole. Miente como respira”, señaló López Obrador.

 

Apuntó que tanto él como la ciudadanía han aprendido de las elecciones 2006 y 2012, la gente porque ahora está más informada, por lo que ya no podría creer en campañas como la que lo ubicó como “un peligro para México”, y porque hay más consciencia de que se busca un cambio de fondo. Y él porque conoce más las necesidades del país.

Andrés Manuel López Obrador fue entrevistado en el marco de su gira de asambleas informativas en la ciudad de Puebla.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *